Entradas

Los períodos vacacionales siempre me sirven para ordenar, poner un poco de sentido en el caos que se ocasiona a lo largo de las evaluaciones y también para reflexionar y poner al día cosas olvidadas. Es el caso, por ejemplo, de dos presentaciones que no había publicado en este blog (una de ellas sí había aparecido en Palabras azules). He aprovechado para recuperar algunos enlaces que se habían roto por el cambio de nombre de mis blogs de aula y volver a ponerlas en liza por si a alguien le interesa lo que allí propongo.
La primera fue presentada en la II edición de Buenas prácticas TIC en el CITA de Peñaranda en 2012 y versa sobre algunas actividades TIC para fomentar la escritura creativa (ahora, tras más de un año, el número ha aumentado y es posible que haya una segunda parte).
La segunda, la uso en cursos o grupos de trabajo en mis centros cuando tengo que exponer la utilidad de los blogs educativos.
Pincha para acceder
Durante las últimas dos semanas, se ha llevado a cabo una estupenda idea de formación de la mano de @luciaalvarez y del equipo del @CPROviedo (gracias especialmente a Montse Sánchez y Carmen Grimaldo). Se trata de concentrar la formación del profesorado en un espacio corto de tiempo abriendo un abanico de posibilidades: cuatro microcursos, dieciséis “píldoras” (cuatro simultáneas repartidas en cuatro días) y una pequeña parte online. Los asistentes debían elegir uno de los cursos, asistir a la ponencia inicial y luego elegir dos píldoras. La oferta de los cursos fue la siguiente:
  1. Microcurso 1: Storytelling y narrativa digital.
  2. Microcurso 2:  Ideas para optimizar el uso de los miniportátiles en el aula.
  3. Microcurso 3: Construimos nuestro PLE.
  4. Microcurso 4: Destrezas comunicativas en el aula de lenguas extranjeras.

Aunque existía un itinerario, había libertad para elegir las “píldoras” (o talleres) que más se ajustaban a las necesidades o gustos de los participantes. De esta manera, se ha respirado un estupendo ambiente de aprendizaje entre el profesorado asistente, ya que no se trataba de la típica formación cerrada y, en muchos casos, poco útil, sino que se podía poner en práctica lo ofrecido en las ponencias a través de las píldoras simultáneas a la que cada uno asistía en función de su interés real.

Así pues, de la mano de @lucíaalvarez y acompañado de @xuliob, @nievescout, @mmarvs, @mjgsm @cdnosfe y Óscar Recio, he podido participar en una experiencia formadora especialmente productiva. Más aún cuando, en plena fase online y recién acabada la parte presencial, algunos asistentes ya están intentando aplicar parte de lo aprendido en sus respectivas aulas.
Dejo a continuación un enlace a la lista de antiguos y nuevos tuiteros relacionados con esta experiencia para seguir haciendo red y la presentación de mi ponencia que daba inicio al microcurso 3: “Construimos nuestro PLE”.

El pasado lunes 25 de junio se celebraron en el CRP de Avilés las X Jornadas de intercambio de experiencias educativas a las que fui invitado a participar de la mano de Miguel Tascón, uno de los organizadores del evento en un centro del profesorado que debe ser referente por su excelente organización y propuestas formativas novedosas.

Estas jornadas me parecen imprescindibles por muchos motivos. Son momentos para el reencuentro con colegas tuiteros como María Jesús García (@mjgsm), que nos hizo una entusiasta (como realmente es ella, entusiasta con su trabajo e infatigable) presentación sobre cómo usa las TIC en su clase de inglés de nivel avanzado en la EOI de Luarca. También es momento para desvirtualizaciones como las de Alberto Armada (@alber_to) o Xulio Berro (@Xuliob) que nos contaron sus experiencias de uso de las NNTT en primaria, o la de Néstor Alonso. Por otro lado, también son momentos para conocer docentes y sus proyectos. Allí estaban @antoniomojef y Miguel Ángel Pereira, que nos presentaron el CEDEC y todo el trabajo que realizan para crear materiales educativos y mucho más. También escuchamos a @yalocin hablar de forma entusiasta sobre un completísimo y atractivo proyecto para crear un herbario digital y nos presentaron su forma de aplicar las TIC en sus respectivas materias: @mariajesusmusic, desde el área de música, @luciaalvarez, desde plástica y María Teresa López desde la educación especial.
Pero, además de resultar una experiencia personal y profesional imprescindible para comprobar cómo trabajan otros docentes y para intercambiar ideas y recursos, resulta ÚTIL, ÚTIL con mayúsculas. Sólo voy a dar el ejemplo de cuatro de mis compañeras del departamento de lengua y literatura e inglés del IES de Candás. Asistieron por solidaridad conmigo, para dar su apoyo a mi intervención (muchas gracias por vuestro apoyo, compis), pero también porque deseaban conocer nuevas experiencias educativas, saber de primera mano cómo se podían aplicar las TIC para que funcionen en clase. Y su juicio final fue plenamente satisfactorio pues, al día siguiente, ya habían revisado las notas tomadas, ya habían probado alguna de las herramientas mencionadas, ya estaban ideando su aplicación de cara al curso próximo.
Jornadas imprescindibles y útiles.
Por último, dejo la presentación usada para mi ponencia. 
El sábado fui a recoger un premio. El trofeo era una peonza (de bronce, la más bonita de las tres según @jlgl). Y la vida sigue, aunque no exactamente igual. He ganado un premio, sí (¡qué tremenda ilusión!), pero la experiencia ha ido mucho más allá. 
Lo primero, y ante todo, el reencuentro con algunos de mis preferidos ya desvirtualizados en Maneras de leer y las charlas, aunque breves, con mis queridos Kuentistas.Todo empezó nada más llegar. A la primera que me encuentro, a mi queridísima @SilviaGongo. Nos sentamos y, por fin, desvirtualizo a mi compi premiada @CarlotaBloom con la que pude compartir una charla en el café. Allí también me encontré con @pephernandez, con el que tengo comprometido hacer alguna cosilla para el curso próximo. Después, en la comida, pude conocer a Inma (@ibarren) o @diegoredondo13. Y también pude hacer gala de mi despiste crónico y de mi inexperiencia en estas lides: muchas caras conocidas que se mezclaban en mi cabeza a través de mi TL y yo sin atreverme a decir nada a nadie por si metía la pata. De hecho, hablé en varias ocasiones con @gorkafm y, hasta el día siguiente, no me di cuenta de quién era realmente (lo siento, Gorka) Y, cuando quise saludar a @Isabel_Ruiz, ya no estaba (siempre nos quedará Twitter). También pude conocer a @educandoando, mi última kuentista en desvistualizar aunque, en esta ocasión, fue ella la que no me reconoció (esto de desvirtualizar no es tan fácil como parece).
Y aún hay más. Me conmovió el ambiente de libertad, de ilusión por mejorar las cosas, de intentar conseguir una verdadera escuela del siglo XXI, libre y pública y de hablar sin tapujos, los que yo tengo (miento, tenía) a la hora de decir lo que pensaba sobre algunas cosas. Rafael Robles, con su charla, ha hecho que me afiance en mi manera de pensar y defienda que no hay que tener miedo a “perder el tiempo” en clase, que prefiero evaluar sin exámenes, que los alumnos no son enemigos, todo lo contrario, que… ¿por qué no usar el móvil en clase?…
Y ¡qué júbilo al escuchar los discursos y sentirse identificado con cada una de las palabras pronunciadas!: allí no era el “rarito de los ordenadores” o el único que le robaba tiempo a la familia por intentar sacarle más partido a cada nueva aplicación. 
Bueno, tampoco quiero parecerme a esos concursantes de Gran Hermano que se sienten inexplicablemente unidos a sus compañeros de encierro tras un par de días de convivencia pero, tras menos tiempo aún, he comprobado que una nueva escuela puede renacer o que, al menos, la ilusión por nuestra parte no decaerá.
Por eso, aunque me he llevado un premio en forma de trofeo, ese premio significa mucho más porque me he llevado mucho más. 
¡Ah! y no puedo olvidar la cara de mi pequeñajo al montar en avión por primera vez o la ilusión que le hizo guardar la peonza de su papá durante todo el día.
Dejo ahora un pase de imágenes del fin de semana. Algunas de ellas se las “he robado” a Pep Hernández (gracias, Pep).