Entradas

En nuestras clases de 1º y 2º de ESO, hemos celebrado el Día del Libro con una serie de actividades que se han ido desarrollando a lo largo de las clases durante toda la semana. No he querido concentrar todas en un sólo día, ya que me parece más fructífero ofrecer el protagonismo a los libros y la lectura todos los días y, además, no me gustan demasiado las celebraciones impuestas y puntuales.
El caso es que el lunes, mismo día 23, ocupé la mitad de la clase de 1º para proyectar algunos vídeos con los libros como protagonistas. The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore me parece un corto delicioso. También aprovechamos para explicar otras dos actividades que se han deasarrollado durante toda la semana y que explico al final de este post.
Durante el resto de la semana, hemos alternado las clases “normales” con la lectura, pero no una lectura cualquiera, sino la lectura de sus propias creaciones: la antología de poemas en 2º y que he expuesto en la entrada anterior y algunos mitos escritos por mis alumnos de 1º y que explicaré en una entrada posterior. Es decir, les hemos dado protagonismo a las creaciones de los alumnos y han tenido la oportunidad de leer las de los compañeros. A mí me ha encantado y a la mayoría de mis alumnos (los que habían completado el trabajo) también.
Por último y como colofón a la semana, hemos visto los resultados finales de las dos actividades colaborativas voluntarias que se han desarrollado:
  • Lecturas de nuestra vida en Popplet: Se trataba de que los alumnos presentaran algunas lecturas que hubieran sido importantes para ellos a lo largo de su vida y explicaran por qué habían sido o aún eran importantes.
  • Cuento colectivo con Tikatok: con una misma clave y una misma contraseña, los alumnos debían continuar una historia y debían rellenar una página del cuento. Como se puede comprobar, cada uno le ha proporcionado su estilo y, aunque la historia se ha embrollado un poco, el resultado ha sido muy bueno por la participación y el interés con el que se lo han tomado. El viernes hemos intentado escribir un final entre todos, pero ha sido imposible así que, de momento, sigue abierto. Es posible que usemos varios finales alternativos que algunos alumnos han propuesto.

Desgraciadamente, no se pueden mostrar los resultados del cuento colectivo ya que, como ocurre en algunas ocasiones, la herramienta dejó de funcionar como lo estaba haciendo hasta el momento.

Lo que realmente me ha animado es que a mis compis de departamento les han gustado las actividades y van a utilizar las herramientas. De hecho, vamos a comenzar otro libro colectivo pero, en esta ocasión, abierto a muchos más alumnos del centro. Esperemos a los chicos les enganche y salga bien. Gracias a Fini y Cristina por tener la paciencia de escucharme.
He llegado a mi nuevo centro justo al comienzo de la segunda evaluación y aún estoy en la fase de implantación de métodos de trabajo, que siempre suponen cambio para los chicos. El cambio en el desarrollo de las clases 1.0 no supone un problema, pero las clases 2.0 son otra historia, sobre todo en el plano organizativo y disciplinar, ya que los chicos no acostumbraban a llevarlas a cabo y tienden a pensar que se trata de una actividad sólo lúdica (aún más cuando los chicos de 1º de ESO tiene sus propios portátiles, en este caso guardados en sus respectivos armarios). El caso es que debemos aprovechar esa predisposición para procurar que trabajen con más ganas y esfuerzo, en lugar de que se convierta en un hecho negativo. Por ello, hay que dejar bien claras unas normas que deben ser aún más estrictas en las clases con portátiles. Por ello, todos saben que deben cumplir cuatro normas que está absolutamente prohibido infringir:
  1. Los delegados y dos compañeros más que rotarán en cada clase serán los únicos encargados de transportar los portátiles.
  2. Se debe prestar una atención exclusiva a las instrucciones que dará el profesor.
  3. Está prohibido acceder a páginas que no hayan sido indicadas por el profesor.
  4. Si hay algún problema técnico o de otra índole, se levantará la mano y se esperará con paciencia a ser atendido.
De esta manera, hemos empezado el uso de las Tic en esta evaluación con dos “chuches” que perseguían los siguientes objetivos:
  1. Entrenar una metodología de trabajo en el uso de las Tic, intentando integrarlas en el desarrollo habitual de las clases.
  2. Comprobar la competencia informática de los chicos (aunque estas herramientas son muy sencillas en su manejo). 
  3. “Enganchar” a algunos a la materia. 
  4. Apoyar y hacer más atractiva la redacción de notas y avisos.

    Esta semana hemos celebrado la Semana del Libro. Y como toda celebración implica disfrute, durante varias sesiones nos hemos olvidado de programaciones, contenidos curriculares y hemos, simplemente, jugado. Eso sí, todo juego que se precie debe tener un alto porcentaje de aprovechamiento intelectual y creatividad. Así pues, hemos utilizado dos herramientas que Silvia, desde sus Lengüetazos literarios, nos ha mostrado hace pocas semanas y que permiten relacionar conceptos como disfrute, colegio, literatura, creación… 
    En primer lugar, con la herramienta Popplet hemos llevado a cabo dos actividades en mi clase de 1º B: un cuento colectivo y un cuento de creación personal. En una primera sesión, hemos visto la herramienta, su funcionamiento y he dejado que jugaran a mandarse mensajes entre ellos. Después, les he dado una serie de instrucciones para que la actividad se llevara a cabo de la forma más ordenada posible. Como habíamos creado una cuenta de correo en común, existía el peligro de alguna interferencia no deseada, pero salvo alguna pequeña incidencia, en general, todos fueron bastante respetuosos con el trabajo de sus compañeros. Por último, también hemos visto una sencilla herramienta de creación de avatares (Pocoyize) y algunos han incluido el suyo en los cuentos. 
    Aquí está el resultado:
    En este primero, cada alumno debía crear cuatro burbujas: una con su nombre, título del cuento y un avatar opcional; y la otras tres tenían que corresponderse con el nudo, desarrollo y desenlace. Además, cada burbuja debía estar acompañada con una imagen ilustrativa. El tema de los cuentos tenía varias opciones: una experiencia personal divertida, transformación de un cuento tradicional o tema libre.

    Esta segunda actividad implicaba más colaboración entre los miembros del grupo. Cada uno entraba a la herramienta desde sus casas de forma libre o en los recreos, debía leer lo escrito por sus compañeros y escribir una continuación en una nueva burbuja. Debo decir que fue un éxito de participación, puesto que en dos días estaba finalizado. El resultado… quizá importa menos que la implicación  que provocó la actividad.

    En segundo lugar, hemos jugado con otra herramienta realmente divertida, Kerpoof. Kerpoof nos permite crear cuentos, postales, películas, escogiendo entre varias posibilidades y un montón de personajes y escenarios. La débil conexión de nuestro centro no nos permitió practicar todo lo que hubiéramos deseado, pero algunos se aventuraron desde sus casas. Aquí muestro un cuento y una película. Pinchad sobre las fotos para acceder:

    Autor: Emilio Cortina (1º B)
    Autor: Miguel Villanueva (1º B)
    Creo que con actividades como esta no se pierde el aspecto lúdico que debería tener el aprendizaje, sobre todo en los primeros cursos de ESO, y que en primaria saben trabajar tan bien. Y es que, cuando llegan a secundaria, los chicos despiertan de pronto a una realidad distinta llena de asignaturas y de profesores diferentes que, muchas veces, tienen criterios diferentes. Recuperemos lo lúdico en los aprendizajes y no pretendamos que nuestros alumnos y alumnas se hagan mayores de repente.