Tras las últimas entradas veraniegas, con premios sellos y protestas, me reencuentro con las entradas que realmente me gustan, con aquellas en las que muestro actividades que hemos llevado a cabo en clase y nuevas herramientas que vamos utilizando.
Se trata esta vez de una nueva actividad relacionada con el “storytelling” digital: hemos escrito cuentos en 1º de ESO con Storyjumper. Ya hemos usado y descrito en posts anteriores otras herramientas de este tipo que se encuentran disponibles bajo la etiqueta storytelling en este blog.
La secuenciación de la tarea ha sido parecida a la que hemos usado en otras ocasiones:
  • Desarrollo de un par de sesiones en las que nos detuvimos en los contenidos curriculares relacionados con el cuento (previamente ya habíamos tratado el género narrativo).
  • Entrega (en papel y blog) y lectura de las instrucciones de la actividad y fichas de autoevaluación y rúbrica de evaluación. Una de las instrucciones era que los cuentos creados tuvieran una enseñanza, de ahí el título de la actividad. En esta ocasión, también se proporcionaron las claves de acceso que la propia herramienta genera.
  • Aprendizaje del manejo de Storyjumper (estos alumno ya habían usado Tikatok y su uso es similar).
  • Manos a la obra y rienda suelta a la creatividad.
Aquí dejo la ficha de instrucciones que les fue entregada a los alumnos.

Cuentos que enseñan

En cuanto a la herramienta, hay varios aspectos que la hacen muy interesante para su uso en el aula, sobre todo para el tercer ciclo de primaria y primeros cursos de ESO:
  • En primer lugar, el profesor puede crear sus propias clases, con los nombre de usuario y claves correspondientes, con lo que nos ahorramos la engorrosa tarea de que los alumnos creen su propia cuenta.
  • Además, el profesor puede comenzar y finalizar las clases desde su perfil para que los alumnos solo puedan acceder durante el tiempo de clase si así se desea.
  • También es interesante para los más pequeños el nivel de seguridad: si el alumno quiere acceder desde casa y la clase está cerrada, puede hacerlo introduciendo el correo electrónico de sus padres y una clave que ya se proporciona.
  • Otra ventaja respecto a otras herramientas es que que existen muchos “props” (fondos, personajes, objetos…) que incluye la propia herramienta sin tener que acudir a imágenes de Internet, aunque también ofrece esa posibilidad.
  • La única pega es que no ofrece código para incrustar. Lo hemos arreglado incluyendo el enlace correspondiente en las siguientes imágenes, que  son una muestra del resultado final:

Estudiar la literatura en 1º y 2º de ESO nos permite trabajar diferentes géneros y subgéneros literarios y, en consecuencia, fomentar la creatividad si no nos limitamos únicamente a explicar una serie de características y a leer un ejemplo y contestar a unas preguntas sobre un texto. Si le echamos un poco de tiempo, los chicos pueden escribir y, casi siempre, escribir muy bien.
En esta ocasión, a partir del estudio de la leyenda, propusimos una nueva actividad de creación literaria. Los alumnos debían pensar en un lugar cercano a ellos, un bosque, una cueva, una fuente… algún lugar real que pudiera ser motivo de misterio, que pudiera estar rodeado de un halo mágico, ya fuera cierta su fama o no. Luego, tenían dos posibilidades: recrear una leyenda ya existente y contarla con sus propias palabras o inventar una que explicara el origen de ese misterio o, incluso, el origen de su actual nombre. Para ello, debían incluir en su historia algún hecho mágico, sobrenatural, misterioso, o algún personaje de nuestra mitología asturiana.
Y, para añadirle un toque más divertido, hemos usado una herramienta de la que ya he hablado en alguna otra ocasión: Tikatok. El storytelling digital multiplica las posibilidades y hace más atractivo el proceso de escritura. Tikatok es una herramienta muy sencilla y sus resultados, muy visuales. La única pega es que, de la noche a la mañana, han eliminado la posibilidad de obtener el código de incrustación, por lo que hemos tenido que hacer otra cosa: descargar cada leyenda en la versión de prueba en PDF; luego, para unir los diferentes documentos, he usado una herramienta on-line muy, muy útil: IlovePDF, que nos permite separar  y unir documentos en PDF y descargar el archivo resultante, todo gratuito y sin necesidad de registro.
Por último, aquí están los resultados: ¿qué leyendas son inventadas y cuáles versiones de una ya existente?

En nuestras clases de 1º y 2º de ESO, hemos celebrado el Día del Libro con una serie de actividades que se han ido desarrollando a lo largo de las clases durante toda la semana. No he querido concentrar todas en un sólo día, ya que me parece más fructífero ofrecer el protagonismo a los libros y la lectura todos los días y, además, no me gustan demasiado las celebraciones impuestas y puntuales.
El caso es que el lunes, mismo día 23, ocupé la mitad de la clase de 1º para proyectar algunos vídeos con los libros como protagonistas. The fantastic flying books of Mr. Morris Lessmore me parece un corto delicioso. También aprovechamos para explicar otras dos actividades que se han deasarrollado durante toda la semana y que explico al final de este post.
Durante el resto de la semana, hemos alternado las clases “normales” con la lectura, pero no una lectura cualquiera, sino la lectura de sus propias creaciones: la antología de poemas en 2º y que he expuesto en la entrada anterior y algunos mitos escritos por mis alumnos de 1º y que explicaré en una entrada posterior. Es decir, les hemos dado protagonismo a las creaciones de los alumnos y han tenido la oportunidad de leer las de los compañeros. A mí me ha encantado y a la mayoría de mis alumnos (los que habían completado el trabajo) también.
Por último y como colofón a la semana, hemos visto los resultados finales de las dos actividades colaborativas voluntarias que se han desarrollado:
  • Lecturas de nuestra vida en Popplet: Se trataba de que los alumnos presentaran algunas lecturas que hubieran sido importantes para ellos a lo largo de su vida y explicaran por qué habían sido o aún eran importantes.
  • Cuento colectivo con Tikatok: con una misma clave y una misma contraseña, los alumnos debían continuar una historia y debían rellenar una página del cuento. Como se puede comprobar, cada uno le ha proporcionado su estilo y, aunque la historia se ha embrollado un poco, el resultado ha sido muy bueno por la participación y el interés con el que se lo han tomado. El viernes hemos intentado escribir un final entre todos, pero ha sido imposible así que, de momento, sigue abierto. Es posible que usemos varios finales alternativos que algunos alumnos han propuesto.

Desgraciadamente, no se pueden mostrar los resultados del cuento colectivo ya que, como ocurre en algunas ocasiones, la herramienta dejó de funcionar como lo estaba haciendo hasta el momento.

Lo que realmente me ha animado es que a mis compis de departamento les han gustado las actividades y van a utilizar las herramientas. De hecho, vamos a comenzar otro libro colectivo pero, en esta ocasión, abierto a muchos más alumnos del centro. Esperemos a los chicos les enganche y salga bien. Gracias a Fini y Cristina por tener la paciencia de escucharme.
Siempre me han atraído las herramientas que nos permiten crear historias digitales, ya que me parecen ideales para el fomento de la escritura, la creatividad y para recuperar, a la manera del s. XXI, el gusto por las historias, por las narraciones que hemos perdido debido, en parte, al uso de las nuevas tecnologías precisamente. Me parecen herramientas, pues, ideales para devolver a los cuentos, con tecnología,  la importancia que les hemos quitado por la tecnología. Gracias a los artículos de Mario Aller en Educa con TIC, he conocido nuevas herramientas de Storytelling y cómo aplicarlas.
A lo largo de estos cursos, hemos utilizado en clase varias herramientas que pueden usarse para narrar: hemos contado con Glogster y Photopeach, también Movie Maker o hemos realizado cómics con Comic Life.
Durante los últimos meses, además, he probado varias herramientas que se pueden usar en el storytelling (aparte de las ya mencionadas) y aquí van mis propias impresiones sobre algunas de ellas que me han parecido más adecuadas:

  • Storybird: permite crear cuentos a partir de preciosas imágenes. Para aprovechar todas las posibilidades, debemos crearnos una cuenta como profesor. Esto nos perimte gestionar una clase con alumnos (nombre de usuario, contraseñas…) y conseguir el código para incrustar sus creaciones. De otra manera, sólo ofrece código para las creaciones en inglés (de momento).
  • Mixbook: no permite gestionar las cuentas de alumnos pero, en cambio, nos permite cargar nuestras propias imágenes. También nos da un código de incrustación.
  • Tikatok: también permite gestionar a nuestro propio grupo de alumnos y nos da la posibilidad de cargar imágenes propias. Pero resulta que, si creamos una cuenta como profesor, no nos deja tener acceso a las publicaciones de los alumnos y no nos da código para incrustar hasta que validamos la cuenta aportando cierta documentación. Para no cumplir con este engorroso trámite, da la posibilidad de crear una cuenta ordinaria y asociar cuentas para niños. En definitiva, se trata de una gran herramienta con sencillas, pero grandes posibilidades.

Tras estas aclaraciones, paso a contar mi experiencia con las herramientas detalladas más arriba. En este curso me han asignado una clase de Refuerzo de Lengua. Sólo tengo una hora semanal con estos chicos que tienen dificultades por diversos motivos y no lleva asignada nota en el boletín. Por tanto, he decidido que pasaríamos el curso leyendo y escribiendo. Además, son un grupo reducido (sólo cinco alumnos), lo que es ideal para usar estas herramientas. Han tenido que aprender el manejo, han tenido que pensar, rebuscar la creatividd que tienen dormida desde hace años y se han tenido que autocorregir. Su número reducido ha permitido que los haya acompañado muy de cerca durante todo el proceso. Además, sus producciones se han publicado en el blog de aula, por lo que van a tener un protagonismo que tampoco están acostumbrados a tener, por lo menos en lo académico.

Aquí estan algunos de los resultados. Estoy seguro de que la próxima vez lo harán aún mejor.

Mixbook - Create Beautiful Photo Books and Scrapbooks! | Learn About Mixbook Photo Books | Create your own Photo Book

Los últimos días de clase antes de las vacaciones de Navidad resultan… “diferentes”. En muchas ocasiones, se convierten en sesiones de cine sin apenas planificación, en idas a las aulas de informática con el único resultado de que los chicos accedan a su cuenta de Tuenti.
Este año, en 1º de ESO, he optado por una actividad que intentaba relacionar la utilidad, la creatividad y las fechas navideñas. En las últimas tres sesiones del año, me he propuesto que los chicos fomentasen su creatividad, trabajasen en equipo y aprendieran a manejar Google docs como herramienta colaborativa. De esta manera, a través de una actividad de creación (que también ha resultado lúdica), han aprendido que en la red existen aplicaciones útiles y gratuitas que les servirán no solo para realizar una actividad concreta, sino en cualquier trabajo grupal, para cualquier asignatura en cualquier curso. 
En cuanto al producto final, hay que tener en cuenta que han utilizado una sesión para aprender el manejo básico de las presentaciones de Goggle docs y compartir el documento entre los miembros del grupo y solo dos para crear el mini cuento, revisarlo colaborativamente, adornarlo…
Esta semana hemos celebrado la Semana del Libro. Y como toda celebración implica disfrute, durante varias sesiones nos hemos olvidado de programaciones, contenidos curriculares y hemos, simplemente, jugado. Eso sí, todo juego que se precie debe tener un alto porcentaje de aprovechamiento intelectual y creatividad. Así pues, hemos utilizado dos herramientas que Silvia, desde sus Lengüetazos literarios, nos ha mostrado hace pocas semanas y que permiten relacionar conceptos como disfrute, colegio, literatura, creación… 
En primer lugar, con la herramienta Popplet hemos llevado a cabo dos actividades en mi clase de 1º B: un cuento colectivo y un cuento de creación personal. En una primera sesión, hemos visto la herramienta, su funcionamiento y he dejado que jugaran a mandarse mensajes entre ellos. Después, les he dado una serie de instrucciones para que la actividad se llevara a cabo de la forma más ordenada posible. Como habíamos creado una cuenta de correo en común, existía el peligro de alguna interferencia no deseada, pero salvo alguna pequeña incidencia, en general, todos fueron bastante respetuosos con el trabajo de sus compañeros. Por último, también hemos visto una sencilla herramienta de creación de avatares (Pocoyize) y algunos han incluido el suyo en los cuentos. 
Aquí está el resultado:
En este primero, cada alumno debía crear cuatro burbujas: una con su nombre, título del cuento y un avatar opcional; y la otras tres tenían que corresponderse con el nudo, desarrollo y desenlace. Además, cada burbuja debía estar acompañada con una imagen ilustrativa. El tema de los cuentos tenía varias opciones: una experiencia personal divertida, transformación de un cuento tradicional o tema libre.

Esta segunda actividad implicaba más colaboración entre los miembros del grupo. Cada uno entraba a la herramienta desde sus casas de forma libre o en los recreos, debía leer lo escrito por sus compañeros y escribir una continuación en una nueva burbuja. Debo decir que fue un éxito de participación, puesto que en dos días estaba finalizado. El resultado… quizá importa menos que la implicación  que provocó la actividad.

En segundo lugar, hemos jugado con otra herramienta realmente divertida, Kerpoof. Kerpoof nos permite crear cuentos, postales, películas, escogiendo entre varias posibilidades y un montón de personajes y escenarios. La débil conexión de nuestro centro no nos permitió practicar todo lo que hubiéramos deseado, pero algunos se aventuraron desde sus casas. Aquí muestro un cuento y una película. Pinchad sobre las fotos para acceder:

Autor: Emilio Cortina (1º B)
Autor: Miguel Villanueva (1º B)
Creo que con actividades como esta no se pierde el aspecto lúdico que debería tener el aprendizaje, sobre todo en los primeros cursos de ESO, y que en primaria saben trabajar tan bien. Y es que, cuando llegan a secundaria, los chicos despiertan de pronto a una realidad distinta llena de asignaturas y de profesores diferentes que, muchas veces, tienen criterios diferentes. Recuperemos lo lúdico en los aprendizajes y no pretendamos que nuestros alumnos y alumnas se hagan mayores de repente.