Hace algunas semanas, desde esta bitácora se lanzaba un mensaje que pretendía hacer que el fomento de la lectura en las distintas áreas no se quedara en una simple buena intención vacía de contenido, en una mera etiqueta. Se trataba de la “Campaña por un lectura sin exámenes”. Lo de “campaña” se dejaba un poco abierto, sin una clara intención de realizar ni mucho menos una cruzada para erradicar por completo los exámenes de lectura. Solo pretendía llamar la atención de la incongruencia que suponía unir fomento de la lectura, el placer que necesariamente debe acompañar el momento de disfrutar de un libro por un lado, y examen por otro. Desgraciadamente, una mayoría de los alumnos y alumnas de hoy en día tienden hacia un cierto rechazo de lo académico, de casi todo lo que tenga que ver con la escuela, sobre todo en la etapa de la secundaria. Por tanto, si se pretende fomentar la lectura con exámenes, vamos por mal camino.
Repito pues, que mi intención era muy modesta. Y de hecho me quedé gratamente sorprendido al comprobar que esta fue una de las entradas que más comentarios suscitó desde la inauguración de esta bitácora. Ahora pues, con la colaboración de Meli San Martín, una profe de Sevilla y con el apoyo de su blog (Lenguas clásicas y Tic) continuamos con esta “campaña”. Si alguien está de acuerdo con lo que proponemos y quiere sumarse, solo tiene que insertar esta imagen en su blog o en su barra lateral, un logo que la propia Meli San Martín ha diseñado. 
Autora: Meli San Martín

En la mayoría de los centros educativos, el fomento de la lectura está mal enfocado. Desde el momento en que obligamos a leer unos libros concretos, escogidos en el departamento correspondiente según dudosos criterios y, a veces, deprisa y corriendo, estamos cargándonos el principio de fomento de la lectura; así solo fomentamos el aburrimiento. Y, si además de obligar a leer algo que puede estar muy alejado de los intereses de algunos alumnos y alumnas, les decimos que los vamos a examinar sobre ello, ya estamos fomentando algo más: el rechazo a la lectura.
Naturalmente, los chicos y chicas deben leer, hay que hacer algo para conseguir que lean y obligarles a leer un libro que no les interesa y del que luego van a tener un examen no es el camino. De hecho, hay muchos  alumnos que leen cualquier cosa, que leen mucho y, sin embargo suspenden el examen de lectura; simplemente no les interesa lo que les obligamos a leer. No todos los alumnos son iguales y, por supuesto, tienen intereses muy diferentes y por eso debemos respetar los derechos del lector que Daniel Pennac, en su obra Como una novela (1992) enunció (por lo menos algunos, si los respetamos todos algunos alumnos solo se acogerían al primero):

A algunos les llama la atención la fantasía, a otros el misterio, el amor, a otros novelas con protagonistas cercanos a sus vivencias… Por todo ello, me sumo a la iniciativa de algunos blogs como Lengüetazos literarios para intentar que la lectura no sea tortura. En esta tercera evaluación, he propuesto a mis chicos y chicas una lista de libros bastante amplia (39 títulos que ya he colgado en una entrada anterior) y ahora propongo una ficha de lectura que deben rellenar sabiendo que su fin último va a ser la grabación de un podcast a la manera de reseña literaria radiofónica. De esta manera, tendrán que ajustarse a un tiempo máximo de tres minutos, deberán leer aquello que escriben, corregir su ritmo y entonación… Además, se trabaja la búsqueda de información, el texto expositivo y el argumentativo en la expresión de una opinión personal razonada y argumentada. Y, por supuesto, el resultado final del proceso será algo creado por ellos y no un examen, una grabación que tendrá una dimensión pública a través de este blog y su blog de aula.

En definitiva, son propuestas poco ambiciosas, que seguramente no vayan a fomentar una pasión lectora irrefrenable entre mis alumnos y alumnas, pero que pretenden, al menos, que se produzca un sentimiento positivo hacia el hábito lector y no de rechazo.

Desde que he empezado a usar de manera frecuente los blogs, primero como páginas de consulta y luego como creador de uno, no han sido pocas las personas que me han hecho la pregunta. Yo mismo me lo he cuestionado en varias ocasiones. El otro día, sin ir más lejos, uno de mis alumnos, al presentar en clase el blog e ir comentando la forma, sus partes… me interrumpió de repente y me espetó: “Profe, y todo esto, ¿para qué te sirve?”. Intenté responder a la pregunta explicando las excelencias de sus varias utilidades, pero no estoy seguro de haberlo convencido. Así que, como siempre me ha parecido que la experiencia de los demás puede ayudarnos en todo lo que nos proponemos, aquí os dejo una presentación elaborada por otro profe de lengua, Pedro Alcaraz, del IES Pedro Peñalver. Espero que os sea de utilidad para comprender lo que es un blog y cómo puede resultar útil en el día a día de la labor docente.

En algunas ocasiones, resulta interesante y productivo trabajar la literatura a través del cine. Además, existen varias maneras para llevar esto a cabo.

En primer lugar, lo más usual es visionar una versión cinematográfica de una obra literaria. Esto sirve, ante todo, para conocer el hilo argumental de la obra y entender así mejor los textos que se propondrán en el trabajo del aula. Al tiempo, en el transcurso del visionado, se pueden hacer indicaciones, incidir en los aspectos relevantes que destaca la peli en relación con la obra literaria, comentar algunas escenas… Para trabajar todo esto se puede ofrecer una visión general de la obra, leer algunos textos previos o durante el visionado… Ejemplos de esta opción serían La Celestina, Los santos inocentes y un millón de ejemplos más
En segundo lugar, la reproducción cinematográfica resulta útil para ambientar una época literaria. Los films históricos cumplen bien este cometido, incluso aquellos que recrean ficcionalmente una época o la vida de alguna figura de la historia de la literatura. Ejemplos de todo esto podrían ser El nombre de la rosa, Shakespeare enamorado…

Para ilustrar todo esto, dejo una serie de títulos organizados por épocas literarias para visionar en relación con la historia de la literatura. Además, en el siguiente enlace se pueden conseguir fichas con las que trabajar la mayoría de las películas propuestas: educazine.

Edad Media: El Cid (con Charlton Heston), El Cid, la leyenda (peli de dibujos para los más pequeños), Excalibur, El nombre de la rosa, Ivanhoe.
Renacimiento: Lazarillo de Tormes (versión un tanto libre de El Brujo), La conjura de El Escorial, Shakespeare in love, capítulo 14 de Érase una vez el hombre.

Barroco: Alatriste, El perro del hortelano, La dama boba, Mucho ruido y pocas nueces.

Siglo XIX: Germinal, Cumbres borrascosas, Drácula de Bram Stoker, El retrato de Dorian Gray, El jovencito Frankenstein, Frankenstein de Mary Shelley, Ivanhoe, Fortunata y Jacinta, La letra escarlata, Los tres mosqueteros, Orgullo y prejuicio, Remando al viento, Sentido y sensibilidad, Sleepy Hollow. Respecto a esta última película, se puede proponer un trabajo que compare la película con el cuento de Washington Irving en el que se basa.
Siglo XX: Tiempo de silencio, La casa de Bernarda Alba, Bajarse al moro, El laberinto del fauno, La colmena, La estanquera de Vallecas, Las 13 rosas, Los girasoles ciegos, Los santos inocentes, Luces de bohemia.
Literatura hispanoamericana: Como agua para chocolate, El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba, La casa de los espíritus.

Hola a todos y todas. Con este artículo me gustaría hacer un pequeño homenaje a todos aquell@ profesore@s que de forma habitual se desplazan en sus coches, cruzan carreteras sinuosas, puertos de montaña nevados y que no saben lo que les puede deparar la siguiente curva. A continuación, os frezco un botón de muestra a través de unas fotos que tomaron varios compañeros y compañeras de Grandas de Salime el curso pasado. Gracias a Vane, Isabel, Pili, Mercedes, Bri, Nacho, Florencio… por mostrarnos que la tarea del profesor no es siempre privilegiada, con “buenos” sueldos y muchas vacaciones. Un saludo a tod@as. Os recomiendo que visitéis el siguiente blog: blog.dificildesempenio.educastur.es.

Tres fotos del puerto de El Palo. Aquí también faltan nuestras amigas las cabras que, junto a las vacas, eran nuestra compañía en el solitario trayecto a Grandas.

A continuación, un “argayu”que tuvo la carretera de Grandas-Navia varios dias cerrada.